Cascada de Manqui Malal

Este atractivo turístico es una visita obligada para los amantes de trekking y del turismos paleontologico.

A 32 kilómetros de la ciudad de Malargüe

Su nombre deriba de dos vocablos en lengu mapuche, Manqui (cóndor) y Malal (barda). Este lugar está rodeado por grandes paredes de origen marino que fueron elevadas por la orogenia andina. A lo largo del recorrido es posible observar numerosos fósiles de fauna marina del periodo jurásico, ostras y caracoles petrificados de gran tamaño, como el amonite, un molusco cefalopodo extinguido cuya concha podia llegar a ser del tamaño de la rueda de un camión. Tambien cuenta con dos saltos o cascadas, una de ellas de unos 30 metros de altura, alimentada por agua de vertiente que, si es verano, uno agradece infinitamente que sea potable. Cabe recordar que esa zona estaba cubierta por el océano hace millones de años atrás, cuyos rastros aún hoy podemos ver por doquier.

Durante el recorrido, los guias capacitados explican mediante caharlas didacticas, cómo se originaron los cordones montañosos, tales como los Andes, hace caso 100 millones de años cuando ña corteza terrestre sufría pliegues en el periodo terciario. Estos pliegues dejaron al descubierto, en las rocas, restos marinos de un periodo anterior, aquel en el que los continentes viajaan a la deriba por el mar hasta su actual ubicación. 

El predio cuenta con camping, parrilla y restaurant todo el año.